¿Me lo dices o me lo cuentas? [Jesús Espino]

Éste es un blog de Jesús Espino sobre política en general y comunicación política en particular. Comunicación es, ante todo, gestión. Todo comunica, hasta el más ínfimo de los detalles. Y, como escribió el profesor Lorenzo Gomis, "no es culpa de los políticos si, para arrancar aplausos, tienen que decir tonterías; es más bien culpa nuestra, que sólo aplaudimos cuando dicen tonterías". La foto que hay sobre estas líneas es de Pete Souza: muestra las manos de Barack Obama sobre un discurso garabateado por el propio presidente de Estados Unidos, redactado por Jon Favreau.
Recent Tweets @
Posts I Like
Who I Follow
  1. No olvides nunca que Twitter es comunicación pública ni que tú eres quien eres. En palabras de Francesc Grau (2011), cuando un personaje público lanza un tuiteo “es como si estuviera dando una rueda de prensa”, pues da información “susceptible de ser usada, en su favor o en su contra, rebatida por sus followers (y no followers), republicada en medios tradicionales y analizada en más tuiteos, blogs y foros”. Twitter es una oportunidad de comunicarse como nunca antes, pero su uso requiere responsabilidad.
  2. Comparte y conversa. Genera contenido propio y retuitea el ajeno. Aporta valor a lo que cuentas (enlaces externos, foto, video…). Combina redes sociales complementarias, lleva lo on line a lo off line, como @alcaldejun.
  3. Si decides abrir un perfil, es para no cerrarlo. No te limites a pedir el voto o lanzar mensajes propagandísticos; si eres un responsable público, utiliza la herramienta para dar cuenta de tu gestión a los ciudadanos. Pasa de la campaña 2.0 a la gestión 2.0. Da la cara.
  4. Contesta, escucha, muévete. Intenta responder a todo siempre que se te pregunte en términos respetuosos; corresponde a tus followers siguiéndoles (sólo así transmitirás la sensación de que estás dispuesto a escuchar y te has adaptado al paradigma todos a todos); sé activo.
  5. Participa en conversaciones iniciadas por otros. En este entorno, no eres más que nadie, sino uno más en la gran conversación.
  6. No adoptes un tono institucional-altivo; adáptate al lenguaje de la comunidad: sintaxis (texto, enlaces, etiquetas), vocabulario, claridad, concisión, corrección, distensión… Los tuiteos tienen su propia estructura.
  7. Incluye trozos de vida en tus mensajes (story-telling). Cuenta ocasionalmente, respetando los límites de tu intimidad y la de quienes te rodean, qué haces y dónde estás. Si estás dispuesto, combina el uso de Twitter con geolocalización (de la propia plataforma o, mejor aún, vía Foursquare).
  8. Sé irónico, recurre al humor, pero siempre con sumo cuidado, huyendo de la ambigüedad, los malentendidos (o sobreentendidos) y el mal gusto.
  9. Evita la bronca, no entres en la provocación, elude contestar a quienes no se identifican (nombres ficticios, fotos falsas o huevos, ausencia de biografías). Sé exquisito en el trato porque estás sometido al mayor escrutinio que nunca haya existido y de lo que digas depende tu reputación (también la off line). No bloquees a ningún usuario salvo que sea estrictamente necesario. Acepta las críticas.
  10. Gestiona tu cuenta personalmente. Si necesitas que alguien te asesore, acude a un profesional para que te explique aquello que no entiendes y te ayude a controlar la herramienta. No dejes que nadie tuitee por ti.
  1. jesusespino ha publicado esto